8 secretos de las mujeres para mantener un matrimonio para siempre

Share Button

¿Algunas vez te has preguntado qué ocurre detrás de las puertas de un matrimonio exitoso? ¿Cómo esa feliz pareja hace que todo parezca tan fácil?

Ahora podrás conocer algunos de los secretos de mujeres casadas por muchos años y han conseguido tener matrimonios estables y exitosos. Esto gracias al nuevo libro The Secret Lives of Wives, escrito por Iris Krasnow, el cual demuestra que las mujeres pueden tener todo lo que se propongan si saben llevar sus relaciones con sabiduría.

Algunos secretos para mantenerse casados para siempre:

Está bien y es incluso saludable tener secretos: Es tu relación, no de nadie más, y no hay matrimonio igual que otro. Todo el mundo tiene problemas, y más importante aun, sus propios secretos, así que no se preocupen si su matrimonio no parece entrar en los moldes. Nadie sabe lo que realmente está pasando en su relación, excepto las dos personas que están en él. Eso le da a cada uno la libertad de escribir sus propias reglas y mantener sus propios secretos.

No todo se consigue en un mismo lugar. Permanecer casada requiere de creatividad y aventuras. Si dependen de una persona para mantenerse juntos hasta que la muerte los separe y exploran nuevas cosas sólo llegarán más rápidamente al divorcio. Un matrimonio que explora varias direcciones logra que una mujer sea más feliz al poder tener las dos cosas – un matrimonio comprometido y aventuras juntos.

Resucitar las pasiones infantiles. Los pasatiempos y deportes que te gustaban hacer, y en los cuales te destacaste cuando niña te traen energía y fortalecen tu autoestima. Toma clases de surf de nuevo, conviértete en un alfarero, vuelve a montar caballo o regresa a la escuela. Con demasiada frecuencia, los pasatiempos de la infancia se quedan atrás cuando nos sentamos en los bancos para ver a nuestros niños jugar y acumular prestigios académicos. Sin embargo, verás que volver a hacer cosas para ti misma y comprometerte con lo mejor del pasado trae consigo un renacimiento del optimismo y el vigor juvenil.

Salir con amigas escandalosas: Las mujeres con mayor satisfacción en el matrimonio tienen un estrecho círculo de amigas con quien pueden salir, viajar y compartir. Con las mujeres en sus años 90 que comprenden el segmento de más rápido en crecimiento de la población que envejece, y muchos matrimonios que duran más de 50 años, vamos a necesitar todas las risas y el apoyo que podamos conseguir. Nuestras amigas, siempre tolerantes y comprensivas, proporcionan la vía de escape de las inevitables tormentas y los desafíos que vienen con muchos años de matrimonio.

Toma vacaciones por separado o veranos separados: ¿Te gusta acampar y a tu marido le gusta el golf? Pasa un mes en las montañas, mientras que él va con sus amigos a jugar. Después de algunas semanas aparte el uno del otro, alejados de la rutina de la vida ordinaria, el matrimonio parecerá más caliente. Parejas que se permiten unos a otros desarrollarse por separado son los que tienen la mejor oportunidad de crecer juntos y permanecer juntos.

Disfruta de amistades varones: Las amistades platónicas son una opción sin las complicaciones del adulterio. Las mujeres que aman la compañía de los hombres no deberían tener que eliminar los amigos varones de su vida, estos chicos dulces que siempre creen que somos inteligentes y hermosas (porque ellos no viven con nosotros) son en realidad un alivio para los esposos. Son amigos que ofrecen una visión masculina y asesoramiento lo que representa menos trabajo para el hombre que con el que estás casada.

Reduce tus expectativas: Es una fantasía peligrosa pensar que el matrimonio significa ser felices para siempre. Esperar la perfección en un matrimonio o un compañero es un boleto rápido al divorcio. Darse cuenta de esta realidad obliga a las mujeres en los matrimonios a crear sus propios propósitos y pasiones fuera de sus relaciones. La felicidad conyugal es posible si cada pareja es feliz aun sin el otro.

Sé agradecida: Recuerda amar al hombre con el que estás, bésalo al saludarlo y despedirte, y saca tiempo para conversar y tener intimidad, no importa cuán llenos estén sus horarios. Recuerda dar las gracias al sabio esposo que permite que tengas tanta flexibilidad y una vida tan independiente y plena más allá de su matrimonio. No trates de ganar todas las peleas; cede, ríndete y di “lo siento” (incluso si no lo sientes un poco) en lugar de aferrarte a la ira que forma raíces tóxicas a través del tiempo. Demostrar vulnerabilidad y compasión definitivamente hace que los esposos se comporten mejor. Y la capacidad de recuperarse de los conflictos y los argumentos es el verdadero secreto que hace que el matrimonio dure para siempre.

Share Button