Batalla familiar por la marca Lacoste

Share Button

La marca del cocodrilo corre peligro por las rencillas entre los miembros de la familia que le da nombre

La marca de ropa deportiva, Lacoste, podría desaparecer si los miembros de esta familia suiza no ceden en su trifulca. Desde que el entonces presidente de la marca, Michel Lacoste, fue destituido el pasado 24 de septiembre y reemplazado por su hija, SophieLacoste, de solo 36 años, se abrió la veda. Sophi era una famosa actiz de teatro pero la influencia de la familia Maus, y de sus parientes, Sophie puso en venta el accionariado de su padre y sigue negociando por vender la mayor parte del capital

Ahora, la supervivecia de esta marca de polos de casi 80 años, pende de un hilo y parece que va a pasar a las manos de otro empresaio dela moda. El grupo Maus Freres (hermanos Maus, distribuye ropa de otras marcas deportivas como Gant Manor. «Maus ha convencido a la mitad de la familia para que se alien con él y así pueda tomar el control. Me entristece la tristeza e incompetencia de los accionistas familiares que se dejan seducir por los espejismos», explica al diario francés Le Monde.

La empresa de polos fundada por el gran jugador de tenis francés René Lacoste en 1933 está presente en 110 países y da trabajo a 20.000 personas. Ahora, las rencillas familiares que han acuciado a la familia durante más de una década han tocado fondo. Michel Lacoste tenía en mente que su sobrina, Marie Béryl LAcoste, fuera heredara el imperio. Ahora que es su propia hija quién se ha hecho con él, el magnate airea las vergüenzas de su familia en los medios de toda Francia: «Mi hija no ha pasado un solo día en la empresa y no tiene competencias necesarias para llevarla» afirmó el patriarca.

Sin embargo, quiera o no Michel Lacoste, mientras la marca Maus no haga una oferta firme, la compañía seguirá en manos de Sophie.

Share Button