Continúan las protestas en la NFL ante el himno estadounidense

Share Button

14736779992027“No voy a levantarme y mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra y de color. Para mí, esto es más importante que el fútbol y sería egoísta por mi parte mirar hacia otro lado”.

Con estas palabras expresaba Colin Kaepernick, al término de un encuentro de pretemporada de los San Francisco 49ers, una decisión que ha alimentado desde entonces una gran polémica en EEUU. La determinación de Colin de no levantarse con el himno nacional llegó tras unos graves episodios de violencia racial y policial que asolaron al país semanas antes.

Lo que empezó siendo una protesta individual se ha convertido en una demanda colectiva entre los jugadores de la NFL. Colin ha conseguido transmitir a muchos de sus compañeros de profesión la avidez necesaria para mostrar su descontento con los problemas de carácter étnico que, a su parecer, sufre la sociedad norteamericana.El domingo debutaron en Seattle los Seahawks y los Miami Dolphins.

Multitud de militares se alinearon en la banda durante el sorteo previo para luego desplegar colectivamente una vasta bandera de los Estados Unidos, de unas 100 yardas (91 metros) de largo por 50 de ancho, que cubría prácticamente todo el verde del CenturyLink Field.

Con ella, empezaron a sonar los acordes del himno nacional en la megafonía del estadio y el runner back de los Dolphins, Arian Foster, y sus compañeros de equipo, Jelani Jenkins, Kenny Stills y Michael Thomas, se arrodillaron durante todo el canto nacional.

Share Button