La caminata: un placer sencillo y barato que beneficia la salud

Share Button

Salir a caminar es uno de los placeres más sencillos, más baratos y más saludables que existen. Caminar en compañía garantiza momentos de conversación; caminar solo garantiza que por lo menos los niveles de estrés bajaran mientras se dedica a contemplar los alrededores, pensar en la inmortalidad del cangrejo o escuchar música.

Al margen de lo que decida hacer mientras camina, lo cierto es que es una manera eficaz de mantener a raya el azúcar sanguíneo, controlar el peso y mejorar la salud en general.

No es secreto que caminar habitualmente sea bueno para los diabéticos. Como cualquier forma de ejercicio, una caminata larga obliga a las células de los músculos a quemar las reservas de glucosa, lo que ayuda a disminuir las concentraciones de azúcar en sangre. En un estudio que involucro más de 300 mil personas, hombres y mujeres, se descubrió que los caminantes asiduos reducían en 30% su riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Caminar tiene otros beneficios vitales: Quema calorías, disminuye el estrés, sube los niveles de energía, reduce la presión arterial y las concentraciones del colesterol LDL (el malo), mientras sube las del bueno (HDL). Hacer una rutina de caminar al menos 30 minutos, 5 días a la semana, le hará ver importantes cambios en sus próximos análisis de sangre, la talla de su cintura y su bienestar general.

Este fin de semana, la Fundación “Aprendiendo a Vivir” organiza una caminata benéfica en el Jardín Botánico de Santo Domingo. Camine 5 o 10 kilómetros, dependiendo de sus posibilidades. Su contribución solidaria hará posible una mejor educación para la prevención del riesgo de la diabetes y una mejor calidad de vida para los que padecen la condición. Camine por una causa. Nunca terminar cansado se sentirá tan bien.

Diez maneras para establecer una buena rutina de caminatas

Haga un recorrido agradable: Camine en un área bonita de su ciudad, aunque signifique tener que manejar hasta el sitio. Que sea un lugar aireado, seguro e iluminado (si camina en la noche), son requisitos importantes.

Comparta con su familia: Si acostumbra a sus hijos a caminar con usted, estará poniendo en práctica un excelente ejemplo de vida y un buen hábito para su salud futura.

Elija una obra de caridad: Inscríbase en una caminata que tengan una noble causa o ayude con sus pasos a mejorar la salud o el acceso a una educación digna a otros con menos posibilidades. Su buen hábito puede mejorar la vida de otros, no es maravilloso?

Explore el mundo: De vez en cuando, cambie la ruta. Conozca nuevos espacios de la ciudad y nuevos grupos de caminante. En el fin de semana busque rutas alternas que incluyan caminos no asfaltados o con pendientes, de esa forma establecerá nuevos retos físicos que superar.

Suba el volumen: Aunque no lo crea, la música distrae su mente del ejercicio, por lo que caminará más tiempo sin ser conciente del esfuerzo que está haciendo.

Encuentre pareja: Para caminar, es más probable que se levante y se cambie cuando el sol se resiste a salir si alguien lo está llamando por el celular hasta descargarlo.

Busque un perro: Una vez que “ellos” se acostumbran a caminar, se encargan de “pasearte” todos los días. Si no tiene, pídalo prestado al vecino. Algunas paradas de servicio serán mandatorias.

Camine por diversión una vez a la semana: no todo es ejercicio, ni todo tiene que tener una razón. Un día a la semana, camine solo por el placer de hacerlo!

Haga algunas diligencias a pie: Si el súper le queda a un par de cuadras y sólo va a comprar un par de cosas, hágalo a pie. ¿Una buena idea? Dejar el carro parqueado a una distancia prudente del lugar donde va a quedarse le obliga a caminar de ida y regreso. Es ejercicio al fin y al cabo.

Aliméntese correctamente y manténgase hidratado: En estas temperaturas, salir a caminar sin antes preparar el organismo es buscarse un problema y un mareo seguro. Ropa fresca, agua fresca y calorías para quemar son fundamentales. Si es un recorrido largo, lleve consigo unas barritas de granola, una fundita con frutos secos, un guineo… no pesan nada, pero le garantizan una mayor resistencia y la posibilidad de terminar en buenas condiciones.

Share Button