Las cuatro zonas del planeta con más riesgo de sufrir un terremoto

Share Button

http://de10.com.mx/img/terremoto-tsunami-japon.jpgUn año antes del sismo en Asia, la revista estadounidense Foreign Policy identificó los cinco sitios más propensos a tener temblores de consecuencias graves; Japón estaba en la lista

Después de lo que aconteció en Japón, las alarmas sísmicas de todo el mundo se encendieron por la posibilidad de que ocurra otra catástrofe de proporciones mayúsculas. Apenas el año pasado, los terremotos de Haití y Chile, así como el tsunami de Indonesia dejaron claro que la fuerza de la naturaleza puede ser desmedida.

Por este motivo, muchos investigadores buscan ubicar las zonas más propensas a un terremoto, tal como lo hizo Andrew Swift. Él, en su columna editorial de la revista Foreign Policy, redactó un artículo sobre las zonas que tienen un alto índice sismológico.

Curiosamente, en su artículo, publicado en 2010, había puesto a Japón entre las cinco regiones con mayor riesgo de sufrir un terremoto. Al respecto, argumentaba que su densidad de población en grandes ciudades como Tokio y Kyoto podía acarrear enormes pérdidas humanas, que alcanzaran cifras de 60 mil víctimas.

A su vez, comentaba que la actividad sísmica en las proximidades de la costa nipona dejaría el país vulnerable a los tsunamis. La fuerte dependencia de Japón de la energía nuclear era otro motivo de preocupación, especialmente después de que un terremoto causara en 2007 una peligrosa fuga en una planta de Kashiwazaki.

Curiosamente, la última catástrofe propició un gran tsunami que ocasiono una desgracia nuclear de nivel 4.

Las otras cuatro zonas más propensas a sufrir un sismo de consecuencias graves que aparecían en el artículo son:

Estados Unidos, región delta del bajo Misisipi. Falla Nueva Madrid

Una serie de sismos a comienzos del siglo XIX a lo largo de la falla de Nueva Madrid -que incluye partes de Illinois, Missouri, Arkansas, Kentucky, Tennessee y Mississippi- provocó que el río Mississippi fluyera en dirección contraria, hizo sonar las campanas de las iglesias de Boston y afectó un área más de tres veces mayor que el famoso terremoto de San Francisco de 1906.

Swift comenta que hoy las grandes ciudades de San Luis y Memphis se sitúan dentro de la zona de peligro, enmarcada por la que se podría considerar la falla más amenazante de Estados Unidos.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EUA advirtió en 2008 que si se produjera un importante terremoto podría provocar “las mayores pérdidas económicas debidas a un desastre natural en el país”. Esto en gran parte a causa de la relativa falta de preparación frente a este tipo de desastres naturales, en comparación con California y el Pacífico Noroeste.

Turquía. Falla Norte de Anatolia

El terremoto de 1999 en Izmit, situado junto al Mar de Mármara, al sureste de Estambul, mató a casi 18 mil personas. El de Izmit fue el último de una serie de sismos que se han producido hacia el oeste de Turquía durante 70 años. Otro ocurrido sólo tres meses después en Duzce causó la muerte de casi 900 personas. En las cuatro últimas décadas, Turquía ha sufrido más de seis terremotos con más de mil víctimas.

Los científicos afirman que es probable que el próximo temblor se produzca ligeramente al oeste de Izmit, ubicada al sur de Estambul, una ciudad de 12 millones de habitantes. Es probable que la acumulación de tensión sísmica dé como resultado una serie de temblores más pequeños, lo que no ofrece mucho consuelo a los residentes de una de las ciudades más antiguas y de mayor importancia histórica del mundo.

Australia. Falla entre la placa del Pacífico, la Filipina y la Euroasiática

A diferencia del resto de los países de esta lista, Australia en realidad no está colocada a lo largo de una falla entre dos placas tectónicas. La actividad sísmica de ese país es resultado de la presión de placas tectónicas que están lejos del continente. Eso significa que cualquier parte de Australia está bajo amenaza potencial y que los temblores en ese país son extremadamente difíciles de predecir.

Swift comenta que la mayoría de los terremotos de Australia, incluyendo los diez que se produjeron en 2008, de una magnitud superior a 4 grados, se han desencadenado en el desolado centro del país, causando daños mínimos. Pero lo impredecible de las sacudidas sísmicas ha conducido a una falsa sensación de seguridad: los materiales de construcción en ciudades importantes como Sydney están viejos y corroídos y son vulnerables, como puso en evidencia un terremoto de magnitud 5.5 en 1989.

Ese sismo, ocurrido en Newcastle, causó daños por más de mil 400 millones de dólares. Un temblor cerca de Sydney, que tiene una población 15 veces superior a Newcastle, resultaría mucho más mortífero.

Nepal. Falla Cabalgamiento Frontal Himaláyico (HFT, por sus siglas en inglés), Cabalgamiento Marginal (MBT) y Cabalgamiento Central (MCT)

Justo al sur de la cordillera del Himalaya, solo 241 kilómetros al suroeste del monte Everest, la capital nepalí de Katmandú se sitúa precisamente en la frontera entre la placa India y la Euroasiática. A pesar de que en los últimos años no se han producido importantes terremotos en esa área, los geólogos advierten que las numerosas fallas a lo largo del Himalaya ponen a la capital nepalí en riesgo ante un enorme episodio sísmico.

Lo peor es que el grado de preparación para los terremotos en Nepal es pésimo, debido a malos métodos de construcción y una población urbana que crece rápidamente. La ausencia de actividad sísmica reciente es, de hecho, otro motivo de preocupación. Habitualmente, cuanto más tiempo pasa entre los sismos, más probable resulta que el siguiente sea especialmente potente. Al igual que Haití, Nepal se ha visto sacudido por recientes episodios de convulsión política.

¿Consideras que México debe estar exento de la alerta sísimica que moviliza a la mayor parte del mundo?

Share Button