Más Latinos pobres en Nueva York

Share Button

Tanto en el estado de Nueva York, como en la ciudad, hubo más niños pobres en el 2009 que en el 2008, a pesar de la supuesta recuperación económica.

Un estudio publicado por la Fundación Annie E. Casey reveló que 878,114 niños en el estado viven en situación de pobreza, lo que representa el 20.2% del total. En el 2008 el porcentaje era de 19.3%.

En la Ciudad hay 507,843 niños pobres, o un 27.3%. En el 2008 el porcentaje era de 26.7.

“Hay más gente viniendo ahora”, comentó una voluntaria del programa de alimentación para niños de la ciudad en verano Free Summer Meals que no quiso revelar su nombre. “El año pasado yo daba entre 60 y 65 raciones, pero ahora tuvimos que aumentarlas a 75”.

Según el estudio, el mayor porcentaje está en El Bronx con un 39.4%. Brooklyn le sigue en un segundo lugar con un 31.2%.

La voluntaria que entrega comidas en la calle Jackson en Brooklyn agregó que además de niños vienen abuelos y discapacitados a pedirles las sobras.

“Además de los pobres, también está viniendo gente de clase media porque la economía está cayendo, la gente está perdiendo su empleo, las rentas suben y es difícil llegar a fin de mes”, agregó la voluntaria.

Un estudio de Food Bank Nueva York dice que 1.3 millones de personas en la ciudad dependen de cocinas y despensas comunitarias, y más de 3 millones no pueden comprar comida nutritiva.

Según la oficina del Censo, el índice de pobreza en el estado de Nueva York creció de un 14.2% en el 2008 a un 15.8% en el 2009, un aumento que no se experimentaba hace 19 años.

En el 2009 hubo más de 3 millones de pobres en el estado -43,6 millones en todo el país- y de ellos el 28.1% era latino y 20.8% afroamericano.

David Cifuentes, guatemalteco de 52 años, estudió contabilidad en su país y en Nueva York, pero tuvo que dejar la carrera porque su trabajo en el aeropuerto Kennedy ya no le alcanzaba para mantener a su esposa y sus dos niños.

“Antes yo podía mantener la familia con un solo trabajo. Ahora necesito dos o tres”, dijo Cifuentes, que acude con su familia a buscar alimentos del programa de alimentación para niños.

Cifuentes dijo ganar $30 mil dólares al año.

“Tengo que recurrir a esto [programa de alimentación de niños] porque las estampillas de comida no son suficientes. La renta está carísima, lo mismo la comida, la gasolina está en el cielo y nuestros salarios congelados por dos años”, dijo Cifuentes.

Pese a que el país salió de la recesión, David R. Jones, presidente de Community Service Society (CSS), organización que lucha contra la pobreza en Nueva York, explicó que aún no ven cambios para los hispanos, que tienen el porcentaje de pobreza más alto en la ciudad.

“La recuperación está en curso, pero los indicadores muestran que no hay mejoría para las comunidades hispanas y afroamericanas”, dijo Jones.

Jones explicó que no espera que la situación mejore en los indicadores del 2010, sino que probablemente se mantendrá la misma situación.

Y en la calle se siente. Maricelia López, de 48 años, viaja cada mañana desde su casa en Jamaica, Queens, a la esquina de Marcy y Division, en Williamsburg, Brooklyn, donde decenas de mujeres esperan a que alguien la tome para hacer limpieza.

“Hay menos trabajo y habemos más esperando. Antes se ponían como 30 [mujeres], ahora somos como 60”, dijo López. “La clase media ya no quiere que uno les trabaje porque ya no pueden pagar, entonces no tenemos trabajo”.

Rosa, de 33 años, busca trabajo en la misma esquina. Ella tiene tres hijos en El Salvador y un bebé en Nueva York. Viven de lo que junta entre ella y su marido, y los cheques que recibe de la ciudad por el niño.

“El día domingo recojo latas y botellas de agua. Cuando recojo bastantes hago unos $20. Pero a veces no hay trabajo y hay que comprarle comida al niño, enviar dinero, comprar pañales…”, dijo Rosa, que no quiso dar su apellido.

Según el Censo, la tasa de desempleo en el estado aumentó de 5.3% en el 2008 a 8.4% en el 2009, lo que representa el mayor aumento desde 1977. Según el estudio de la Fundación Casey, un 9% de los niños en Nueva York tienen un padre desempleado.

Nadia Marín-Molina, ex directora de la organización de obreros de Long Island Workplace Project y actual representante de Nueva York para la red de jornaleros National Day Laborer Organizing Network (NDLON), explicó que la situación para los obreros latinos en Nueva York ha estado muy difícil en los últimos tres años, especialmente en construcción.

“El jornalero de por sí muchas veces no tiene un ingreso constante porque tiene dos o tres días de trabajo a la semana. Entonces ya tienes un nivel de ingreso muy bajo. Cuando se cae la economía y en vez de dos o tres días de trabajo, tienes cero, entonces la situación es crítica”, dijo Marín-Molina.

Marín-Molina no cree que la situación mejore en el futuro.

César Solares, mexicano de 20 años de edad, trabaja en construcción. Ahora tiene trabajo, pero explicó que muchos de sus amigos no tienen y que los sueldos han bajado.

“Ahorita si consigue uno trabajar pagan más barato que antes. Antes eran unos $100 al día, las 10 horas. Ahora son $80 o $70”, dijo Solares.

Según el estudio de CSS, “El tercio no escuchado” en el 2010, 36% de encuestados de bajos ingresos dijo haber perdido su trabajo o haber sufrido una reducción de horas o salario.

Según un informe “El estado de los homeless 2011”, de la Coalición Contra el Hambre de Nueva York, en el año fiscal 2010 hubo 113,553 personas sin hogar, incluyendo 42,888 niños, durmiendo en albergues municipales.

 

Share Button