Twitter también quería comprar a Instagram

Share Button

Uno de los temas más controversiales esta semana se han relacionado con Instagram. Primero, el lanzamiento de su versión para Android, lo cual provocó reacciones muy encontradas entre los usuarios de plataformas móviles, y posteriormente la compra de la aplicación por parte de Facebook por la nada despreciable cantidad de mil millones de dólares. Ahora, sale a la luz información sobre un intento de compra que tuvo Twitter hace unos meses.

De acuerdo a lo publicado por The New York Times, Jack Dorsey quien es co-fundador de Twitter e inversor en Instagram, intentó realizar la compra de la aplicación algunos meses antes de la compra que finalmente Facebook logró concretar. Al parecer Dorsey era un usuario asiduo de la aplicación pero en cuanto se realizó el anuncio de compra no ha vuelto a usarla, tal vez a manera de protesta.

Se podría decir que Dorsey fue de esas personas que hizo posible la existencia de Instagram, pues formó parte del grupo de inversionistas de la aplicación en febrero de 2011 junto a Chris Sacca, Baseline Ventures, Benchmark Capital y Adam D’Angelo totalizando 7 millones de dólares.

Con la compra de la aplicación, se devolverá a cada inversionista la cantidad que aportó, además de que también los nueve empleados que trabajan en Instagram verán beneficios de los millones de dólares que se obtuvieron en el acuerdo. El CEO y co-fundador, Kevin Systrom, se llevará la cantidad de 400 millones de dólares.

Sin embargo aún con la compra se dice que esta aplicación no cambiará mucho, simplemente mejorará a diferencia de lo que sucede con otras compañías cuando son absorbidas. Incluso se podrá seguir compartiendo su contenido en Twitter como ha sucedido desde el principio. La intención de Mark Zuckerberg es darle una mayor difusión y que siga funcionando en otras redes sociales.

Twitter no ha hecho comentarios ni ha intentado aclarar los rumores hasta el momento, pero definitivamente muchos se sorprendieron de que la compañía no hubiese tratado de asegurar la propiedad de una de las aplicaciones más importantes de estos últimos meses, logrando un mayor crecimiento a su plataforma. Ahora ya se sabe que sí lo intentaron, pero que no concretaron la compra.

Desde que la aplicación está disponible para Android, logró 5 millones de descargas en una semana, alcanzó 10 millones de usuarios en 10 días y llegó al primer lugar de las descargas gratuitas en el App Store, así que eso puede significar un futuro brillante para Instagram independientemente de quién sea el dueño.

Fuente: The New York Times

Share Button